Introduce tu e-mail y después el de tus amigos para que reciban un correo con el enlace a esta web y puedan consultar los resultados del test.
Al pulsar ENVIAR aceptas las condiciones del servicio.

Conclusiones 2010 por Virginia Crener

 

Conclusiones sobre el 5º Estudio sobre Conductas y Preferencias Sexuales de los Usuarios de Internet en España – Octubre 2010.

El matrimonio perfecto

Desde que tengo uso de razón, he oído hablar de bodas, bautizos, familia, hijos, matrimonios y maridos casi tantas veces como de trabajo o de estudios: parecía que todo lo que teníamos que hacer para ser completamente felices era casarnos, tener hijos y, tras una conveniente carrera universitaria, ponernos a trabajar.

Yo hubiera agradecido sobremanera que por aquel entonces y antes de creérmelo todo a pies juntillas, Sexole.com, el portal erótico más conocido en este país, hubiera sacado su Test del Sexo, más que nada para tener toda la información.

Claro que no te hablan de sexo cuando hablan de casarse, pero es que el sexo aunque no se habla, está tan presente en la pareja que sería absurdo desvincular ambos conceptos. En realidad, después de los hijos, los bautizos, el trabajo y todo eso, lo que te queda con tu pareja es sexo.

Así, antes de tomar la decisión de casarme, hubiera aprendido cosas tanto o más importante como saber cocinar un pollo a fuego lento o planchar camisas. Por poner un ejemplo, ¿sabían que el IPS, el Índice de Pulsión Sexual, ese indicativo de erotismo y sexualidad de que está hecho una persona, es muy superior en separados que en casados? Es decir, que para recuperar tu actividad sexual, si llevas años mirando al techo mientras tu marido te hace cositas, lo que tienes que hacer es separarte.

Y no es ninguna broma: divorciados e incluso solteros, superan la sexualidad de los casados y casadas, que nosotras también nos las traemos.

Pero lo peor está por llegar: un 52% de los hombres que han tirado de Viagra para hacerte el amor, ¡no han sido capaces de confesártelo! O sea, que de pronto ves a tu maridito la mar de contento y tú pensando “¡Ay!, que la llama se ha vuelto a encender” y lo que pasa es que se ha endiñado una de pastillitas azules.

Bueno, si tu marido es un directivo o militar o policía, puede que tengas algo más de suerte, pues son las profesiones que tienen IPS más altos. Pero si te has casado con un administrativo o tú misma eres ama de casa, vuestros IPS están por los suelos.

Pero antes de desesperar, tienes que saber que existen posibles salidas a todo esto: puedes elegir entre introducir (ejem) un vibrador en tu relación (es el juguete preferido del 60% de los más de 31.000 entrevistados por Sexole.com), o bien interpretar un juego de roles. Antes de irte a por el disfraz de colegiala, tienes que saber que los hombres se ponen más cachondos viéndote disfrazada de enfermera o médico y que la mayoría de las mujeres prefieren jugar a poner pinchacitos en el culete de sus abnegados pacientes-maridos. A un 51% de las personas les gustaría interpretar esos juegos de rol para avivar sus relaciones sexuales.

No lo aviva tanto el sexo anal, ese tabú (a medias, ya verás) entre parejas heterosexuales. La verdad es que un 24% de mujeres jura y perjura que no se dejaría penetrar analmente, pero sólo a un 13% de los hombres no les interesa intentarlo (me refiero a penetrarte analmente.) Además, de la mujeres que lo probaron, casi un 20% no repetirá. En cambio hasta un 80% de los hombres estaría encantado de hacértelo o lo ha hecho con excelentes resultados.

Es el inicio de la larga lista de desencuentros entre hombres y mujeres. Y es que las mujeres somos tontas, si se me permite. Pero no tontas en el sentido de no inteligentes, que lo somos, y mucho (o de qué un 18% de nosotras habría encontrado una opción la mar de divertida usando el vibrador a solas) sino en cuanto a cursis, ñoñas, bobaliconas se refiere. Y esto lo digo porque, ¿saben qué es lo que más nos preocupa a las mujeres antes de acostarnos por primera con un hombre? ¡Pues que no les guste nuestro cuerpo! Un 40% se angustia por si el gimnasio o la dieta no cumplieron bien con su cometido.

Tampoco es que seamos así porque sí, los hombres confiesan que prefieren una mujer atractiva antes que una mujer experta en la cama (más del 54% así lo dice en el V Test del Sexo) pero bueno, de ahí a preocuparse por nuestro aspecto físico antes que por nuestras artes o capacidades, va un trecho. De hecho, los hombres, en un 44% se angustian ante la posibilidad de que lo que nos haga no nos guste

Hombre, a juzgar por el 69% de mujeres que han fingido un orgasmo, tienen razón en preocuparse.

Pero volvamos a nuestro matrimonio. Más del 40% de los hombres casados o en pareja ha sido infiel, pero es que además ¡un 10% declara desear serlo! Vamos, si a tu vecina no le han puesto los cuernos, a ti te toca fijo. En realidad, para qué engañarnos, las mujeres siguen siendo más infieles que los hombres: casi un 50% lo es o lo ha sido. Generalmente las infidelidades son esporádicas. Mi abuela decía: si es una cosa de una noche, será pagando (que por cierto, en este sentido, los más puteros son los melillenses: uno de cada dos ha pagado por sexo alguna vez.) Y si es algo fijo, acabará pagando mucho más. Ains, qué tierno mundo el de las queridas, las amantes, las otras. Pues más de un 29% de las personas en pareja o casados ha tenido una vida paralela o la está teniendo ahora mismo. Y para colmo un 27% de los hombres desearía tener una amante casada. Sí claro, ellos encima tentándome.

Son un 15% las mujeres que han mantenido relaciones con más de un hombre casado. Quizás el ser amante no sea tan malo. Quizás todo pase por separarme, comprarme un disfraz de enfermera y liarme con un casado.

Pero ojo, porque quizás tu marido te engañe o no, pero no en cuanto a ser infiel con otras mujeres sino, ¡con otros hombres! Y es que hasta un 12% de hombres ha tenido experiencias homosexuales, y de éstos, un 70% lo ocultó a su pareja. Quizás precisamente el ocultarlo tenga una lectura más ácida: ¿cuántos hombres quedarán aun en el armario haciendo vida heterosexual de lo más normal?

O quizás el no decirlo tenga que ver con el pudor al hablar de sexo. Nosotras, que somos muy cotorras, hablamos de sexo sin tapujos (al menos un 30%) con íntimos o menos íntimos. A ellos esto les cuesta mucho más y si hablan de sexo lo hacen en su círculo más íntimo.

No resultaría extraño que entre sus conversaciones hablasen de Sharon Stone o Demi Moore, porque un 60% de los hombres tendría una relación con una mujer hasta 20 años mayor sin problema alguno, siempre y cuando estuviera de buen ver.

¿Ven por qué antes de follar nos preocupamos por nuestra celulitis? En cambio nosotras, tan románticas, sólo tendríamos una relación con un hombre 20 años mayor si estuviéramos enamoradas. ¿Quieren más pruebas sobre nuestro romanticismo? Sexole.com hizo la pregunta abierta siguiente: “qué te gusta decir mientras practicas el sexo” y la respuesta mayoritaria en las mujeres fue: “te quiero”. Ains ¡qué tierno!

Ellos, en cambio, se deshacen en frases que les suben la autoestima erótica “¿Te gusta eh?” o en algunas marranaditas que no voy a repetir por pudor (aunque reconozco que me puse hasta cachonda leyendo todas esas respuestas, ¡qué ímpetu tienen nuestros chicos!)

Y ahora vayamos al quid de la cuestión marital. ¿Seguimos fingiendo dolor de cabeza? No, hombre, no, eso está muy visto. Ahora decimos como excusa para no follar “estoy muy cansado”. Cuela bastante más, porque la verdad es que desde que somos madres, esposas, trabajadoras y amas de casa, vamos realmente cansadas. Pero precisamente por ello, muchachas, hay que acabar de rematar el día y echar un buen polvo. Un 18% diría que se encuentra mal y un 15% que ha tenido un mal día. Pero el cansancio es la excusa elegida para un 30% de nosotros.

Si ese día no pusiéramos excusa, tendremos que tener en cuenta que durante la relación, la mayoría de nosotras lo pasaríamos fatal si el dijera el nombre de otra mujer (un 46%.) Creo que por eso prefieren llamarnos perras o guarras mientras lo hacen. Ups, perdón, dije que no transcribiría las obscenidades que les gusta decir a los hombres mientras hacen el amor.

Un 44% de los hombres, en cambio, llevarían muy regular que ella les dijera que no les gusta cómo se lo está haciendo. ¡Qué solícitos, de verdad! Pero es que ¿no se han enterado de que la única manera de conectar es que os digamos cuándo nos gusta y cuándo no?

Y ya para acabar, también me podrían haber contado que lo más calentito está en el Sur y en las Islas: Ceuta, Melilla, Canarias… tienen los IPS más altos. ¿Por qué me casé con un navarro, que es la comunidad con un IPS menor? Pues porque mi madre no me dio a leer el Test del Sexo en su momento, está claro.



Virginia CRENER
Psicóloga Clínica
Especialista en sexo de Sexole.com


Menú



Te avisamos

Infórmanos

Resultados anteriores

También puedes conocer los resultados y conclusiones de los años anteriores: 2006 ,2007, 2008, 2009