Introduce tu e-mail y después el de tus amigos para que reciban un correo con el enlace a esta web y puedan consultar los resultados del test.
Al pulsar ENVIAR aceptas las condiciones del servicio.

Conclusiones 2009 por Virginia Crener

 

Conclusiones sobre el 4º Estudio sobre Conductas y Preferencias Sexuales de los Usuarios de Internet en España – Septiembre 2009.

¿Se imaginan un país en dónde los matrimonios mixtos han tenido un incremento del 186% en los últimos ocho años1 y sin embargo el 75% de las mujeres y el 62% de los hombres se declaran abiertamente sexo-racistas con al menos una de las etnias que viven en él?

¿Y un país en el que según la comunidad autónoma en la que se resida, se jadea a la hora de practicar sexo con una u otra vocal?

¿Y si además les contamos que los más fogosos sexualmente hablando son los seguidores de un equipo de fútbol que no son ni el Barcelona ni el Madrid, y que las mujeres incrementan la frecuencia de sus relaciones sexuales cuanto más descorazonadora sea la situación económica?

Pues ese país es España, y todos esos datos son los que se desprenden del nuevo Estudio sobre Preferencias Sexuales de los Internautas Españoles que, por cuarto año, presenta Sexole.com, la web líder en entretenimiento para adultos

Pero no son las únicas cosas que sorprenden en este estudio en el que han participado, de forma completamente anónima y controlada (rechazando los internautas repetidos o abiertamente insinceros mediante la aplicación de diversas tecnologías de filtrado) alrededor de 100.000 personas.

Un más que significativo 80% de los hombres estaría encantado de hacer un trío con su pareja y otra mujer, lo que no tendría que extrañar a nadie. Sin embargo, sí llama la atención que también quieran hacer un trío las mujeres con su pareja y otra mujer (un 17%) y por supuesto con su pareja y otro hombre (30%). Pero además, un 5% de mujeres prefiere acostarse con más de un hombre al tiempo y entretenerse en una orgía antes que en un trío. Sigue siendo mayoritaria entre las mujeres, no obstante, el no decantarse por el sexo en compañía: a un 40% no les atrae nada esa idea, frente a tan sólo el 9% de los hombres.

La explicación está en las distintas formas en que hombres y mujeres conciben el sexo. En ellos sigue siendo un estímulo, una diversión. En ellas la emocionabilidad, la conexión y la instrumentalización siguen pesando: entienden el sexo más como un medio para obtener un fin (cariño, afecto, amor, pareja) que como un fin en sí mismo. Por ello son más reacias a experiencias en donde ellas no puedan dominar y controlar completamente la situación. O aquellas en que el único objetivo sea el meramente sexual, el placer por el placer.

Precisamente por eso el control sexual de la mujer no le lleva siempre a obtener ese placer, y de ello empiezan a ser muy conscientes los hombres. Por fin, más de la mayoría de ellos (52%) admiten que no siempre son capaces de llevar a sus parejas al orgasmo. En las últimas ediciones del Test del Sexo patrocinado por Sexole.com los hombres mayoritariamente creían (y digo bien “creían”) llevar siempre a sus parejas al orgasmo. Así parece que con los años, y pese a que las diferencias siguen siendo mínimas, se van abriendo diálogos entre ellos y ellas, lo que permite, entre otras cosas, ser conscientes de que no siempre llevan a sus parejas a disfrutar. Es un primer paso para entender mejor las relaciones sexuales entre hombres y mujeres y tratar de mejorarlas, por qué no, llevándolas hasta la casi perfección o satisfacción plena de ambos.

Seguimos, no obstante, sin estar en ese punto. Y quizás por ello, las mujeres siguen admitiendo ser más infieles que ellos. Este año, un 51% de ellas y un 45% de ellos dicen haber sido infieles a sus parejas al menos una vez.

Precisamente porque en los resultados de años anteriores la infidelidad era igualmente elevada, este año sexole.com ha querido saber si se utilizan las consabidas y necesarias medidas de protección contra los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.

Y los resultados son francamente desastrosos. Un 30% de los heterosexuales declara no protegerse en relaciones esporádicas. La mujer es la más cuidadosa en ese aspecto, y un 55% se protege siempre. Por ello era interesante preguntar qué pasaría si ese embarazo no deseado llegase: el 86% de las mujeres tomaría la píldora del día después. Parece pues, que el legalizar su venta sin necesidad de receta médica es lo que la gran mayoría esperaba.

Pero volvamos a las conclusiones más extraordinarias.

El español es sexo-racista, y según sea hombre o mujer, más sexo-racista con una etnia u otra. Y es extraordinario por muchos motivos. Para empezar, el IPS mayor se halla entre las etnias negra, hindú y mulata. Y los que menos IPS lograron (los menos sexuales) son los hombres y mujeres caucásicos, latinos, nórdicos y asiáticos. Sin embargo, las mujeres españolas declararon que no se acostarían con hombres de raza árabe (un 63%, lo que es francamente mayoritario), de raza hindú (un 45%) o de raza asiática (un 48%). Incluso un 27% no se acostaría nunca con los campeones del IPS, los hombres de raza negra.

Los hombres, por su parte, son menos sexo-racistas, pero no dejan de serlo en cierto modo. Un 59% no se acostaría con una mujer árabe, un 52% no lo haría con una mujer hindú y un 28% no mantendría relaciones sexuales con una mujer negra. Sin embargo las asiáticas sí gustan a los hombres españoles: más de un 85% estaría encantado de acostarse con una frente, recordemos, al sólo 52% de mujeres que se acostarían con un asiático.

Las etnias más aceptadas por los españoles son los latinos, mulatos y nórdicos. Y por supuesto la suya propia, la caucásica.

Este cierto desdén por las razas se explica en temas culturales y ciertos prejuicios. Los árabes son vistos por los españoles como moral y culturalmente opuestos, y los asiáticos tienen una consabida fama en España de ser hombres poco sexuales. De hecho, así lo demuestra su bajo IPS. Respecto de la raza hindú, denostada tanto por hombres como por mujeres, creemos que se trata más de un elemento meramente estético. La estética de los rasgos hindúes, si bien puede ser tremendamente atractiva, no es complementaria con la caucásica. No existen, por ejemplo, grandes ídolos estéticos pertenecientes a esta raza, que sí existen en otras como la mulata o la negra.

Los resultados del IPS respecto de los equipos de fútbol nos han sorprendido: creíamos que este año los aficionados al Barça se llevarían la cuarta copa con el test del sexo. Pero no ha sido así. El Almería es el gran campeón, con un IPS de 50,4, lo que es realmente elevado.

Siguen manteniéndose en la parte más alta de la tabla, los equipos ganadores en años anteriores: el Espanyol supera al Barça, el Tenerife marca el orgullo entre los isleños y el Real Madrid, como ya nos tiene acostumbrados, está bastante más abajo: este año más todavía, quizás debido a ese sentimiento de segundón que ha tenido que padecer debido a los grandes éxitos de su eterno rival.

Aunque el aficionado al Barça no haya resultado el campeón de esta peculiar liga sexual, sí se notan los triunfos de su equipo: respecto del año pasado, se sitúa en puestos superiores. No estamos seguros de si esto tiene que ver con un aumento en la frecuencia de sus relaciones sexuales o de un deseo de probar cosas nuevas (puestos a ser tricampeones, pueden atreverse con todo), pero lo cierto que es el Test del Sexo nos muestra una clara relación entre fútbol y sexo. O quizás sólo se trate de lugares de residencia (asociados indiscutiblemente al equipo de fútbol favorito): los equipos vascos y norteños mantienen la tónica de años pasados situándose en los últimos lugares: los aficionados al Athletic se hallan aun lejos de obtener un IPS cercano a la media (apenas un 47) y los peores resultados en el IPS los obtienen los aficionados al Osasuna. Así, no es de extrañar que precisamente en Almería el calor motive a sus residentes no sólo a calentar con su ánimos a su equipo...

Respecto de los jadeos españoles, tenemos conclusiones interesantes. Preguntamos a los Internautas con qué vocal solían jadear mientras practicaban sexo. Aunque la gran mayoría, como era de esperar jadea con la letra “a” (89% de las mujeres y 71% de los hombres), hemos extraído ciertas curiosidades: por ejemplo, en Lleida y en Tarragona, la “o” es utilizada por un 23%, mientras que en Castilla, apenas un 11% la utilizan. Sin duda el influjo del idioma es significativo en este aspecto.

Por último quisimos saber cómo influía la crisis económica en los IPS de los españoles. Las mujeres mayoritariamente admitieron haber mejorado la frecuencia de sus relaciones sexuales respecto del año pasado. Los hombres, en cambio, en su mayoría, admitieron no encontrar diferencia alguna entre el año de supuesta bonanza y la crisis aparecida.

Los hombres no dejan influir su sexualidad por elementos externos a menos que estos sean catastróficos. En ocasiones seguramente la crisis así lo ha sido para algunos, pero los participantes no habrán considerado tan importante la magnitud de esta crisis como para dejar que afectara a sus libidos. La mujer, en cambio, se siente más segura y crea mayores vínculos con el sexo. De ahí que ante situaciones complicadas aumente la frecuencia de sus relaciones. En realidad no es en absoluto descabellado: cuanta más crisis, más cercanía se crea en la pareja, más complicidad, más deseo de agradar, mimar y cuidar. Y la mejor manera de transmitir afectos, confianza y seguridad es precisamente, una buena sesión de sexo.



Virginia CRENER
Psicóloga Clínica
Especialista en sexo de Sexole.com



1 Según datos del Instituto de Política Familiar del año 2008 respecto del año 2000.

Volver