Introduce tu e-mail y después el de tus amigos para que reciban un correo con el enlace a esta web y puedan consultar los resultados del test.
Al pulsar ENVIAR aceptas las condiciones del servicio.

Resultados del estudio 2008



M. LAS NUEVAS PREGUNTAS



En el test de este año se han eliminado muchas preguntas con respecto al año pasado, pero también se han añadido otras. Algunas ya han sido analizadas anteriormente; veamos las restantes...

“I fuck on the first date”: el 77% de los hombres están a favor; sólo el 59% de las mujeres, pero es una cifra muy alta de todas formas… Homosexuales y bisexuales a favor, con un 78-79%. La edad más favorable, 24-29 años, en la que están a favor el 78%. Los de izquierda son más favorables (77%) que los de derecha (70%).

Llama la atención que en provincias con un claramente bajo IPS, como Guipuzcoa o Vizcaya, estén tan claramente a favor, llevando a Euskadi a un resultado global del 78%, siendo claramente la comunidad más favorable al “first-date-fucking”. Sospechamos que, más que favorables al sexo en la primera cita, se conformarían con “sexo en al menos una cita (aunque sea la décima), ¡por favor!”

Fisgonas: el 58% de las mujeres ha fisgado sms o mails de su pareja. Sólo el 40% de los hombres ha hecho lo propio. La orientación sexual no tiene nada que ver con el fisgoneo: bisex, hetero y homo se comportan de forma casi idéntica. Los de derechas son más fisgones que los de izquierdas (45%-41%).

¿Hablamos?: el 58% confiese que habla mientras mantiene relaciones sexuales; la cifra es la misma para ellos y ellas. Los bebedores de bourbon son los más parlanchines (61%); los de vodka (54%), los que menos. Los directivos y empresarios (63%) también le dan a la sinhueso mucho más que deportistas, estudiantes y desempleados (54%). De 18 a 23 años, se habla poquito (53%).

¿Me miras a los ojos?: rotundamente sí, al 89% de los hombres y al 83% de las mujeres les gusta mirar a los ojos del otro durante la relación sexual.

Fetichismo: muchos de ellos lo son; el 34% confiesa que “le gusta manosear u oler la ropa interior usada de sus parejas sexuales”. Sólo al 13% de ellas les atrae tal práctica. A los bisex les gusta mucho (39%), y más aún a los homo (43%).

Observación de fenómenos naturales: A ellos les gusta ver salir el semen durante la eyaculación (72%). A ellas, menos (64%). A los bisex les atrae bastante (82%), y a los homosexuales les chifla (87%).

Banda sonora: el 71% no pone música de fondo para el sexo. Los que no beben alcohol con más rotundidad todavía (74%); los bebedores de Tequila son los que más les gusta poner música (37%). ¿Será para camuflar el escándalo de sus gemidos? (recordemos que son los más “folloneros”).

El séptimo arte: al 46% de ellos les gustaría participar como actores en una peli porno. Sólo les gustaría al 19% de ellas.

Si no queda satisfecho…: El 66% de los hombres opta por pedirle a su pareja sexual que le haga “alguna práctica placentera”. De la misma manera proceden el 55% de las mujeres. El 21% de ellos opta por “no hacer nada” (el 31% de ellas).

El 44% de los gays solicita la práctica placentera, mientras que el resto se dividen de forma prácticamente igual entre “no hacer nada”, “no repetir con esa persona” o “ esperar a que se vaya para masturbarme a solas”:

El e-mail misterioso: Si recibiesen un e-mail de alguien de la misma ciudad, con un teléfono de contacto proponiendo sexo, el 79% de las chicas lo borraría. Pero el 33% de los chicos sí contestaría el mail, e incluso un 20% llamaría al teléfono. El 44% de los gays respondería el mail, y un 18% llamaría.

Los jóvenes son más lanzados: los de 18-23 años llamarían el 20%, y contestarían el 32%.

La caja de “Belle de Jour”:

Resultados Estudio Sexual del 2008

*** Fotograma de Belle de Jour (Luis Buñuel, 1967), con Catherine Deneuve abriendo la misteriosa caja

En un momento del test, la entrevistadora abre una cajita y, al ver el contenido, pone cara de sorpresa. Interrogados los sujetos sobre lo que creen que hay en la caja:

Resultados Estudio Sexual del 2008

Por cierto, interrogado Buñuel al respecto de lo que había en la cajita – cuyo contenido no es revelado jamás al espectador de la película – él respondía: “Lo que usted quiera”.