Introduce tu e-mail y después el de tus amigos para que reciban un correo con el enlace a esta web y puedan consultar los resultados del test.
Al pulsar ENVIAR aceptas las condiciones del servicio.

Resultados del estudio 2008



I. PIDEME FUEGO Y ATASCA EL ASCENSOR

Otra gran novedad audiovisual de este año es la introducción de unas secuencias más o menos habituales en la vida cotidiana, y que pueden dar pie a que se inicie una relación, sea esta amistosa, sexual, platónica o “con fines serios”.

I.1. ¿Fuego u hora?

En la primera de las elecciones, el sujeto debe seleccionar qué le excita más, una persona atractiva del sexo contrario pidiéndole fuego o bien preguntándole la hora. Estos han sido los resultados:

Resultados Estudio Sexual del 2008

Los cuatro colectivos se han decantado por considerar que la situación que se plantea con la pregunta “¿Me das fuego’” es más excitante que la producida con “¿Tienes hora?”. Eso sí, a los hombres heterosexuales no parece que les importe demasiado la forma en que les aborde una atractiva hembra, pues la diferencia a favor del “fuego” es de solo 5 puntos. Puesto que los grupos que han visto el video con el modelo masculino – hombres homo y mujeres hetero – han dado resultados más extremos, es obligado concluir que nuestro actor masculino se ha revelado como un maestro de la seducción pidiendo lumbre...

Así que, para ligar, funciona mejor pedir fuego que la hora; ¡es una pena que ello vaya contra las tendencias actuales de guerra al tabaco!

I.2. ¿Ascensor o coche?

En la siguiente elección, se debe decidir si es más excitante encontrarnos en un ascensor a solas con una persona atractiva del sexo que nos gusta diciéndonos: “Vaya, parece que se ha atascado…”, o bien esa misma persona subiéndose a nuestro coche y preguntando “¿De verdad te va bien llevarme?”. Se han obtenido estos resultados:

Resultados Estudio Sexual del 2008

A todos les parece más excitante quedarse encerrados en un ascensor a solas con alguien atractivo que llevarle en coche. Eso sí, a las mujeres heterosexuales la posibilidad les encanta: la prefieren un 75% de ellas, frente a sólo un 55% de los hombres hetero. En fin, si alguien os mira con interés, está claro: ¡a cortocircuitar el ascensor!